Aviso

Gian Carlo Di Martino 

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) comenzó haciendo justicia por el terrorista Freddy Guevara – actualmente enconchado en la embajada de Chile- y estoy convencido que viene por los otros responsables de la matanza, que igualmente arengaron a los incautos para después asesinar a cualquiera de ellos en las marchas, con el único objetivo de que la canalla mediática internacional, que sigue empatada en el golpe continuado en contra del proceso revolucionario, acusara al presidente Nicolás Maduro de dictador.

Algo asombroso, no hay palabras para describir semejante atrocidad, no hay calificativos para esos hechos macabros que implican directamente a los grupos terroristas PJ, VP y UNT. Pero la justicia seguirá, de hecho, después del caso

de Freddy Guevara, la ANC siguió con la aprobación de la Ley contra el Odio, por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia que pidió Maduro.

Las palabras de nuestro mandatario en sus intervenciones que recojo de la prensa nacional así lo demuestran: "Hoy tenemos clara la película: al pasar más de seis meses de estos sucesos y de las declaraciones de la ex fiscal, Luis Ortega Díaz, sabemos que formaban parte de un plan acordado con los factores internacionales, para dar el combustible necesario de incendiar nuestro país, y llenarlo de violencia. Dudo que haya un país que pueda soportar la arremetida social, política y violenta que soportamos nosotros."

"Nunca antes habíamos vivido el dolor y el desgarramiento de tanta violencia que vivió el país durante abril, mayo, junio y julio, jamás. Jamás se había martirizado tanto el cuerpo social, ético, psicológico de una nación día por día, más de 120 fallecidos, asesinados por las guarimbas y miles de heridos”.

"La Comisión por la Verdad, la Justicia, la Reparación de Víctimas y la Paz está haciendo el expediente histórico, jurídico, legal, técnico y científico de cada evento, de cada día, de cada herido, de cada asesinado, para que Venezuela conozca la verdad pura y completa. Más temprano que tarde esta comisión presentará el informe de estos hechos dramáticos para el país".

Imposible devolverle la vida a alguien, la muerte es una pérdida irreparable, pero de alguna manera debemos destacar que contamos con una Asamblea Nacional Constituyente y un Presidente interesado en hacer justicia, en que se conozca la realidad de los hechos, para que más nunca se vuelvan a repetir, y la gente tampoco caiga en el juego de esos terroristas que les encanta la violencia, pero a costillas de los demás.

Utilizaron a sus adeptos de una manera vil, y uno de los elementos que evidencia mi aseveración es que no hay un solo familiar muerto de los terroristas que llamaban directamente a las marchas violentas, con el argumento de que eran pacíficas. Ellos tenían resguardados bien sus parientes. Esos nunca sufrieron. Posiblemente todavía ni están en Venezuela. Ya eso lo dice todo. Ya eso les pone al descubierto ante Venezuela y el mundo. Solo cayó la gente inocente que se dejó seducir por su odio camuflado en discursos disfrazados de heroísmo, y una democracia ficticia o vendida al imperio gringo.