Aviso

 

Es una moneda, pero no tangible. Sirve para comprar, pero primero hay que comprarla. Ya está minada, pero digitalmente. Esta es la primera criptomoneda del mundo impulsada por un país, el Petro, disímil a todas las demás, porque está centralizada y cuenta con reservas que la respaldan.

El concepto aún no termina de ser asimilado por muchos venezolanos que se preguntan en qué consiste este novedoso anuncio, ¿Cómo se puede adquirir un petro? ¿Para qué funciona? ¿Por qué una moneda virtual? Dudas que perduran, a casi dos meses de su creación, el pasado 3 de diciembre por el Gobierno nacional.

El ecosistema cripto hasta los momentos se ha visto representando principalmente por el bitcoin, una de las criptodivisas más populares y cuya cotización llegó a tocar los 20.000 dólares. Por lo tanto, el Petro es un mecanismo oficial dentro de un sistema de monedas sin regulación que ya funcionan para pagar en varias ciudades del planeta; incluso, se usan como reserva de valor.

"Esta criptomoneda es para realizar sus transacciones financieras y buscar nuevas formas de financiamiento. El Petro se va a llamar. Con esto nos incorporamos al mundo del siglo XXI", anunció el Jefe de Estado, Nicolás Maduro.

La propuesta incluyó la declaración del Campo 1 del Bloque Ayacucho de la Faja Petrolífera del Orinoco como sustento de la criptomoneda, lo que equivale a 5.342 millones barriles de crudo (267 mil millones de dólares). Aparte, la fundación del Observatorio Venezolano de Blockchain y la activación de casas de cambio virtuales.

 

"criptodivisa" contará con el respaldo de alrededor 5.342 millones barriles de crudo del Campo 1 del Bloque Ayacucho de la Faja Petrolífera del Orinoco.


El superintendente de las criptomonedas en el país, Carlos Vargas, señaló recientemente que el Petro se podrá obtener mediante subastas, pues es preminado y el Gobierno tiene en sus manos todo el control de la moneda digital.

El mundo de las cripto, a diferencia del sistema financiero tradicional en el que se imprimen billetes, se caracteriza por la emisión de dinero a través de operaciones de "minería": computadoras dedicadas a resolver problemas matemáticos complejos para descubrir las criptomonedas.

En total, existirán 100 millones de petros cuyo valor inicial estará regido por el valor del crudo venezolano. Es decir, que cada uno podría transarse por un valor entre 45 y 60 dólares. Todo dependerá del mercado energético. Esta es otra de las diferencias más marcadas con el bitcoin o el ethereum, cuyos precios depende exclusivamente de la oferta y la demanda.

En el caso venezolano, cada petro se podrá adquirir con dólares, euros, yuanes, hasta bolívares. "Son divisibles, no necesariamente tienes que comprar un petro. Tu puedes comprar desde 0,10 a un petro, en función de la capacidad que tengas", apuntó Vargas.

Luego de la transacción, el dinero será depositado en una billetera virtual de carácter individual. Todas las transacciones que se efectúen quedarán registradas en un "blockchain", el equivalente a un libro de contabilidad digital.

Los petros se podrán adquirir con dólares, yuanes, rupias, yenes, euros y bolívares.

El objetivo, apuntado por algunos voceros gubernamentales, es que las personas tengan acceso a una divisa en lugar del dólar para sus operaciones. "Será la muerte definitiva de esa falacia llamada Dolar Today", apuntó en una oportunidad, el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez.

El economista José Ávila coincide en esta opinión. "El Petro va a quebrar a Dólar Today (…) el valor que define a una divisa ante otra es el volumen de transacciones que se da en el proceso, eso no lo muestra DólarToday, un día amanece con un valor y otro luego. Cuando estás en un mercado serio la determinación es otra", argumenta.

La merma de ingresos en la economía venezolana, producto de la caída de los precios del petróleo y de su precio, ha puesto en aprietos al Gobierno para la asignación de divisas a tasa oficial y por lo tanto, esto ha presionado al mercado paralelo. El Ejecutivo nacional ha reiterado, además, que existe un bloqueo financiero en contra del país que impide pagarle a proveedores, importar y cumplir puntualmente con los compromisos de deuda externa.

Vargas recalca que los importadores venezolanos con sus "bolívares podrán obtener criptoactivos y luego intercambiarlos por otra divisa o pagar directamente con él los productos".

Otras naciones también comienzan a mirar hacia el mismo horizonte de las criptos para prescindir de la divisa estadounidense. Entre ellas están Japón y Rusia, la cual desarrolla un "criptorublo", preminado y regulado, características que lo asemejan al Petro.

Un dato relevante es que el Gobierno aclara que no entregará una criptomoneda, sino un criptoactivo y en este caso se trata de un activo digital, un software que se puede intercambiar por cualquier otro activo de la misma categoría o intercambiar por dinero fiduciario, aclara Vargas.

La Asamblea Nacional, no obstante, insiste en que el sistema busca una nueva emisión de deuda, fuera de los canales regulares, para evadir sanciones de EE UU, lo que se podría calificarse como un "criptobono".

"Es como una deuda, es un pasivo emitido por el Estado que se convierte en una deuda para el país, comprometiendo reservas de petróleo que están cuantificadas y certificadas pero que no han sido explotadas", explica José Guerra, presidente de la Comisión de Finanzas del parlamento.

En días recientes, trascendió, a través de Reuters, que el Departamento de Tesoro de EE UU le exigió "cautela" a los inversionistas para no ser penalizados. "La información disponible indica que, una vez emitida, la moneda petro digital parecería ser una extensión del crédito al gobierno venezolano", señaló un portavoz del Tesoro a la agencia.

El diputado Guerra advierte, además, que para colocar como respaldo del Petro las reservas petroleras, el Presidente tendrá que modificar la Constitución para que sea legal. "En el artículo 12 establece que las reservas petroleras, mineras y el lecho marino son inalienables, es decir, no pueden darse como garantía, entonces es ilegal esta criptomoneda, además la Ley de Hidrocarburos también lo establece", asevera el parlamentario.

Frente a esto, la Superintendencia de Criptomonedas entregó varios proyectos de ley a la Asamblea Nacional Constituyente para avalar la minería digital en el país y otorgarle un marco jurídico al Petro.

Igualmente, Francisco Rodríguez, de Torino Capital, indica que se está hablando de una criptoactivo sin respaldo efectivo, porque las reservas que la sustentan se encuentran en el subsuelo.

Otra crítica que llueve sobra la moneda virtual es la poca confianza hacia el Banco Central de Venezuela, la institución encargada de su emisión, pues, el país atraviesa una de las peores hiperinflaciones que ya superó una tasa acumulada de 1.000% en 2017, aunado a los altos índices de escasez.

El Gobierno, no obstante, sigue encaminado a impulsar su "bebé". El pasado jueves 19 de enero, la cadena Bloomberg reveló que una delegación venezolana visitó Catar para ofrecerle descuentos como inversor inicial.

La misma agencia reseña que Venezuela tiene la intención de destinar 38 millones de petros a inversionistas institucionales en un preventa que durará un mes, a partir del 15 de febrero, con lo que espera recaudar $1.300 millones.

Por lo tanto, aunque no sea tangible, se tenga que comprar y ya esté preminada, la expectativa alrededor del Petro aumenta y se espera que comience a operar oficialmente para evaluar la receptividad de la inédita moneda.