Aviso

 

Que tristeza, pena ajena hacia mi querido “Juan Pueblo” siento al escuchar la noticia dicha por el mismo “chuky” o “pinocho” de Santos; de “salario concertado” para los colombianos https://archive.org/details/clarinesdecolombia_gmail   con los trabajadores el día de hoy, como de aperitivo del almuerzo para quienes aunque agua con panela almorzaban esperanzados que el próximo año seria el desquite.

De pura caña como cual bravero y tallador en los ruedos de casinos en los peores antros del mundo bajo; los “dirigentes” y aun divididos, el uno propone 9% y el más chupa medias el de la CGT 6% como aumento en el salario mínimo para la vigencia 2018 y al mejor estilo de aquel trabajador que le “exige” a su patrón aumento, o de lo contrario

amenaza con seguir con el mismo; así el día de hoy nos vendieron una vez más ante el amo de la patronal y del régimen chupasangre del pinocho; que ya no estando Clara López que por lo menos consiguió un 7%, ahora a quien inculparan para dejar “santo” al “san nobel de paz”

Ganarnos las calles, veredas, y las barriadas ya…

Mi querido Juan Pueblo, debe ganarse las calles, las veredas, la barriada, y si la dirigencia en el mejor de los casos es que aún está dormida por el glamur de la navidad, pues relevémoslos sin contemplación alguna y permitámonos el relevo generacional pasando a los hechos y dejando la retórica por la práctica, enójese quien se enoje; pues al momento de subsistir, debes elegir entre la vida de aquel a la suya propia y considero elijas por lo menos ahora, defender su propia vida.

¡Es que no hay condiciones para la lucha popular! Me dirán ya, esos acomodados que ya enquistaron esa matriz en sus bases para que por temor no reclamen o se atrevan a relevarlos. No podemos esperar que el amo por compasión alguna renuncie a explotarnos, por eso esa emancipación no viene por decreto del régimen sino que llegara cuando nosotros mismos nos la demos y es mediante la organización, movilización y lucha; como si lo hacen los Catalanes, Hondureños, Argentinos, Brasileros, Palestinos etc y está demostrado que no somos ni seremos inferiores a ellos, a nuestros descendientes ni a nuestro pueblo; pues la lucha de clases debe continuar, asi esa falsa dirigencia nos haya traicionado al no convocar, movilizar, ni hacer nada en defensa de nuestro pueblo.

 

Antecedentes en la lucha popular, y eso, solo uno Sep 14/77 y hay miles mas…

Cuando se convocó, movilizo y realizo aquel glorioso paro cívico nacional del año 1977 en ese septiembre 14 que nunca podré olvidar tal vez por las golpizas recibidas, o por el triunfo que es l o más significativo, donde el dolor, el cansancio, la sangre y la tortura, nunca nos hicieron claudicar y dejamos un precedente que siguientes generaciones no debieran olvidar incluida la misma protagonista que sufre al parecer de amnesia

El “Llorente” allí fue muy sencillo, un “mandato caro” presidido por Alfonso López Michelsen y una crisis insoportable aunque menor a la de hoy, como especulación, descrédito de los partidos políticos y acentuación de la desigualdades sociales; pues hoy es el asesinato sistemático, empapelamientos falsos positivos judiciales y desaparición de nuestra dirigencia; reformas tributarias, incumplimiento de lo acordado en el tema de Paz con las Farc-Ep, inestabilidad laboral, tercerización etc etc…

Muy a pesar del López tener a un escudero en min trabajo como fue el Rafael Pardo Buelvas que inmediatamente se enteró de la convocatoria a esta huelga general, la calificó de  “subversivo y político”, por lo que de inmediato y con la malicia que siempre destacó al que nunca ha sido superado ni siquiera igualado Juan Pastor Pérez, si ese de color, no perfumado ni etiquetado para hablar, ni de los confort ni esquemas de seguridad; se transmite en el resto del movimiento sindical desde meses anteriores, la necesidad de un proceso unitario; conformándose el comité de coordinación que integraron varios sectores convocados por el Consejo Nacional Sindical, conformado por : Confederación Sindical de Trabajadores de Colombia( CSTC), Confederación de Trabajadores de Colombia(CTC), Unión de Trabajadores de Colombia(UTC), Confederación General del Trabajo(CGT)

No era mucho lo que se pedía, pues por el contrario, era poco, como apenas 1.- aumento  del salario por encima del 50% ; 2.- Congelación de los precios de los artículos de primera necesidad y de las tarifas de servicios públicos; 3. Suspensión del Estado de Sitio y respeto de las libertades políticas y sindicales; 4. Derogación del Estatuto Docente, reapertura y desmilitarización de las universidades, adjudicación de un presupuesto más adecuado a sus necesidades; 5. Abolición de las normas de Reforma Administrativa para que los trabajadores de servicios del Estado puedan disfrutar del derecho de asociación, contratación colectiva y huelga; 6. Entrega inmediata a los campesinos de las haciendas afectadas por el INCORA –hoy INCODER-; 7. Jornada de 8 horas y salario básico para los trabajadores del transporte y  8. Suspensión de los decretos de reorganización del ICSS –hoy Nueva EPS- que lesiona los intereses de los usuarios y viola los derechos y conquistas de los trabajadores del mismo instituto.

Consensuarlo, fue una tarea dura pero no imposible y su sensibilización popular, organización y realización a pesar de los altos costos, fue un total éxito, a pesar que para entonces nuestra dirigencia entre ellos este humilde servidor que les escribe, no teníamos buscapersonas, abanteles, celulares, no existe el internet, menos whatsapp, redes sociales, no teníamos esquemas de seguridad, vehículos privados y blindados para nuestro transporte por lejanas tierras; como tampoco los mejores salarios; nos trasladamos por todos los rincones del país, vereda, barriada, municipio, corregimiento, inspección de policía, intendencia o comisaria que no visitamos, fue porque no existía a lo mejor; pero logramos la realización del gran Paro Cívico Nacional, porque se creó ese tejido social, la dirigencia para su pueblo y no como en la actualidad que esta vive a expensas de sus cotizaciones. ¡qué pena, cual fastidiosas sabandijas, chupándoles del poco  salario, cuotas dizque de mantenimiento sindical, entiéndase eso de gastos de representación, comisiones y demás, que es solo la vida de vacaneria que ahora viven.


 

Me imagino mañana, esos seudolíderes, entregando declaraciones en los grandes medios de comunicación, porque para eso, plata es lo que hay “ni por pobre que fuéramos”, usando tono rabioso, botando babaza, bastante gesticulación corporal, afirmando que el gobierno bla blablaaa, y que nos “iremos a una movilización nacional” una vez pasada temporada de año nuevo, y el mismo primero de enero bajo los efectos del coñac, ese que usted y yo los alpargatones ni sabemos escribir menos saborear, entre panas, por allá en un balneario, o un lujoso yate por el mar agradeciéndoles al chuki por lo que les pudo tocar Conste: no estoy afirmando que recibieron coimas, ni más faltaba, eso tampoco ni me lo imagino, ellos no son capaces de eso, solo que si hubieran sido “más hábiles” les habría podido tocar. No me mal interpreten.

Llamamiento a mi pueblo….

A esa falsa dirigencia política y sindical ¿me equivoco? Lo pregunto, porque se que tengo unos asiduos lectores que les calza este comentario; que apenas medio truena, y si no, dicen que si tronó y que deben abandonar el país por amenazas, se largan para cuando nosotros los que no tenemos ni tuvimos oportunidades de protección, y obligatoriamente tuvimos que permanecer poniéndole el pecho a la brisa logramos hacer cambiar un poco la correlación de fuerzas a costa de nuestra sangre, llanto, sudor, hambre y demás; venir a posar ante los grande medios, como los héroes y todo “porque un día dizque los iban a matar” mas no por su trabajo.

Nos resta a mi querido “Juan Pueblo” dejar de ser condescendientes con esa nueva casta de burócratas que sin proponérnoslo vinimos creando; que mientras luchábamos contra la del régimen y la patronal, se nos acomodó la propia y mandarla al carajo, “embejuquese quien se embejuque” carajo!! Asi los mismos siempreternos dueños de partidos “revolucionarios” y “organización” sindical que odian untarse y hablar como mi pueblo, no va y sea, que el régimen, les califique de subversivos o de muy rojos rojitos. Porque esto de los salarios mínimos, carestías, reformas tributarias, asesinatos y desapariciones a dirigencia popular y sindical, sin una respuesta o acción inmediata y enérgica por parte de esas “nuestras” élites.., me suena y huele a que nos VENIDIERON HACE MUCHO RATO, removámoslos de sus cargos, y reemplacémoslos por personas comprometidas con su pueblo y no con el amo.

J. Manuel Arango C.
Director/Fundador
CLARIN de Colombia
www.clarindecolombia.info

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.