Aviso

 

La comunidad indígena de Colombia critica al Gobierno de Juan Manuel Santos por no cumplir con sus compromisos respecto al acuerdo de paz con las FARC.

“A pesar de que el Gobierno y las FARC se comprometieron en el acuerdo de paz a concertar con los campesinos la erradicación de las siembras de coca, a cambio de ofertas alternativas de cultivos para el sustento de los cultivadores, el Gobierno de Juan Manuel Santos está incumpliendo con lo pactado”, dijo el viernes la asesora de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), Silsa Matilde Arias.

Según el acuerdo de paz suscrito el año pasado entre el Gobierno de Bogotá y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en La Habana (Cuba), los cultivadores destruyan, voluntariamente, el 50 % de sus cultivos, mientras el otro 50 será erradicado, manualmente, por la guerrilla y sin el uso de herbicidas como glifosato.

“Correcto (…) pero lo que está sucediendo es que, sin concertación alguna con los cocaleros, o sea sin ofrecer antes alternativas económicas, ni acordar con ellos personalmente la erradicación voluntaria, las fuerzas militares han buscado entrar a destruir los cultivos”, hecho que resulta en choques entre indígenas y la Policías, criticó Arias en una entrevista con la emisora de radio alemana Deutsche Welle (DW).

En este contexto, denunció una serie de crímenes contra indígenas y campesinos en Colombia y precisó que “son ya cuatro los indígenas asesinados en un mes”.

El ministro de Defensa colombiano, Luis Carlos Villegas, informó en la misma jornada del viernes que un total de 58 personas han resultado heridas en la última semana durante los enfrentamientos que se han producido entre indígenas y fuerzas de seguridad en el marco de la protesta que han realizado a nivel nacional las comunidades nativas para exigir al Gobierno la inversión social prometida en el acuerdo de paz con las FARC y pactos anteriores.

Por su parte, la Minga Indígena Nacional, señaló en un comunicado que a pesar del acuerdo de paz y el cese al fuego, la violencia contra los campesinos no para. “A los indígenas, campesinos, afros, y demás líderes populares nos siguen matando y la impunidad crece”, reza la nota.